HISTORIA DEL BIKINI

4 abril, 2020
Maria

MOMENTOS CLAVES DE LA HISTORIA DEL BIKINI

Ya no queda tanto para la llegada del verano y nosotros, con ilusión, vamos a poner hoy nuestra vista en la playa, en los días de sol y en el mar.

Como ganas no nos faltan queremos compartir con vosotras la historia sobre el origen de la ropa de baño. Una historia desconocida y con muchas curiosidades a la que también queremos hacer un pequeño homenaje con todo nuestro cariño en estos días.

Pensar en un bañador o bikini es algo que seguro a la mayoría nos evoca buenos recuerdos. Sobre todo los que somos más jóvenes no concebimos el verano o ir a la playa sin ver o llevar un modelo así. A esta prenda le debemos el que hubiera un antes y un después en la evolución de la mujer, y sin duda, ha sido un símbolo de cambio y de libertad.

Si comenzamos desde el origen de la historia, y como primer punto, nos tenemos que situar en el año 1600 ac , donde gracias a unos mosaicos podemos ver como varias mujeres representaban lo que hoy se conoce por Bikini.

Tras largas épocas de la historia y de siglos, donde culturalmente el cuerpo y la desnudez a estado en un segundo plano, vemos como en el año 1840 surgen los primeros shorts para hombres, que al empaparse caían hasta el suelo provocando un efecto poco favorecedor. En este momento para la mujer era impensable poder lucir su cuerpo al descubierto y las damas de la época se bañaban con pantalones de puntillas y lazos. Hasta que en 1930 se fabrica con mallas elásticas lo que se conoce como el primer bañador.

Para entender el origen del bikini nos tenemos que centrar en el año 1946. Una fecha importante y un hito que marca la moda femenina.La segunda Guerra Mundial ha finalizado y esto también se refleja en el mundo de la moda.

Es en esta época, cuando el diseñador Louis Reard mostraba al mundo su creación de baño para mujeres: el bikini, revolucionando así el mundo de la moda y dejando a la mujer mostrar su cintura y ombligo. El origen de esta palabra debe su nombre a una región de Oceania, un atolón donde tuvieron lugar explosiones nucleares.

Hoy en día, millones de modelos o famosas se alegrarían por mostrar y lucir una prenda de baño como la que estamos mencionando. En su día esto no fue así ya que ninguna modelo de la época se atrevió a desfilar con este nuevo bañador. Tuvo que ser la bailarina  Michelle Bernadini quien lo lució por primera vez y quien bautizo esta prenda de baño por el nombre que hoy se conoce. Su frase reconocida y curiosa fue esta: ¡Este bañador va a ser más explosivo que la bomba de Bikini!

El “descubrimiento” del bikini no se produce por casualidad. Hay que entender el auge en la moda en los años 40, donde se crean tendencias que llegan hasta nuestros días. No solo esta revolución se muestra en el baño, también aparece un estilo de mujer más sensual, cinturas ceñidas y de avispa, zapatos altos… Cómo no mencionar un hito importante como fue la aparición en el mundo de la moda de Christian Dior, creador de ese estilo chic femenino de la época y que representó en sus modelos un toque de sensualidad y feminidad. Lejos quedaban los uniformes militares y los horrores que años antes había causado la guerra, donde la estética se había centrado en colores o líneas rígidas, más masculinas o neutras.

Llegamos así a los años 50, donde la modelo Brigitte Bardot da auge y da a conocer el bikini al resto del mundo poniéndolo de moda en una de sus películas.

En los 60, por fin, el bikini se convierte en la prenda de baño imprescindible en el armario de muchas mujeres Europeas. Comienzan a fabricarse bikinis de nailon lo que provoca que se defina más la silueta de la mujer. No podemos olvidar la pelicula de James Bond donde Ursula Andress luce esa imagen mítica en bikini.

Llegan los años 70 y con ello, la revolución hippie. Es en esta época donde el bikini también sufre cambios y se reducen los tamaños, poniéndose de moda el tanga.

Por último, nos vamos acercando a una época más reciente: llegamos a los años 80 y 90 y es imposible no recordar en estas décadas a mitos del cine como Jane Fonda o Pamela Anderson, las cuales pusieron de moda bañadores ceñidos con una aire deportivo o bikinis que potenciaban largas piernas.

Desde aquí tenemos que dar las gracias a la historia, a la intuición de los diseñadores para saber descubrir las necesidades en cada tiempo y en cada nueva generación. Agradecidas y afortunadas, todas, por cada verano luciendo bikini, cada una con sus recuerdos y con sus vivencias.

Ojalá, también, esta época sea buen momento para vivir otra nueva generación y descubrir en estos días de cambios una nueva ilusión.

Gracias J!!

No comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies